Me llamo Madame Marie. Soy una empedernida cazadora de chicas bonitas y éste es mi diario.
Me dedico a capturarlas, dominarlas y entrenarlas para lo que se me antoje. Y comparto este delicioso vicio con varios amigos, toda gente de mi edad y poderosa, como yo.
Gracias querida Alicia por permitirme usar tu red.
Licencia de Creative Commons
El diario de Madame Marie by Alicia Kinomoto is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Based on a work at madamemariehouse.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://aliciakinomoto.blogspot.com/.

Seguidores

Follow by Email - Sígueme por correo-e

miércoles, 25 de mayo de 2011

3 modelitos para una vieja perversa como yo

Luego de mi increíble experiencia con Karina y Daniela, quise ir más lejos y sumé a otra pendeja que me volvía loca, Pía.

Faltaba algo de rubio en la mezcla.
Mis tres modelitos aceptaron pasar unos días en mi departamento de Punta del Este.
Las oblligué a pasar la noche juntas.


Y por la mañana las desperté para que cojan entre ellas.
Agradable fue la sorpresa que me dio Pía, la tercera, la rubia, que se mostraba tanto o más cachondita que las otras dos.




Daniela me dedicó este dulce gesto. Ya teníamos una relación aparte.
Karina tomó la iniciativa con la primeriza.
Al verle las pequeñas tetitas a la rubia, mi corazón se paralizó, eran exactamente como me las había imaginado.








Agradecí a la vida el permitirme ser testigo de tanta belleza...
Daniela amamantaba a sus dos ninfas amantes, mi Daniela...










Y el amor se encendió.











Detuve abruptamente la sesión de amor, tal vez por celos. Pero quería tomar fotos como éstas:





 
 Sean honestos, ¿cuántas veces en la vida puede uno ver algo como esto? No una, no dos, sino tres deidades carnales, perfectas y completamente desnudas.

Yo estaba ya derritiéndome por allí abajo. Quería entrar en acción.
Les pedí que se dieran vuelta...


La rubia novata hizo bromas, en cambio las otras dos ya se imaginaban lo que vendría.
 Tomé las fotos, y al mismo tiempo sacaba de un cajón las 3 cosas que iba a usar en ellas.


La rubia tarada se dio vuelta otra vez y le dije que se cambiara. Para ella elegí la peor opción.
Estaba a punto de cometer una locura, esos culitos serían míos y no me detendría hasta hacerlos... Ustedes se imaginan.
¿Qué otra cosa podía hacerles, yo, una vieja degenerada, a esas tres colitas que se me servían sin la menor resistencia?
 



¡Dios, eran tres colitas perfectas!
Y en mis manos tenía los tres objetos que las haría completamente mías.

Ataqué repentinamente, primero los costados, luego a mi novia en el centro, Daniela.
Fue brutal, los forcejeos, los golpes, mis brazos poderosos rodeándolas a las tres y obligándolas a recibir su merecido.

Los aros de carne cedieron gracias al excesivo lubricante que usé, y emitían sonidos acuosos y grotescos.
Daniela ayudó a que Karina y Pía aceptasen la vejación. A ella yo la penetraba con mi pene postizo.

Recuerdo que después de media hora de gritos y gemidos ensordecedores de las tres putitas, y de tanto esfuerzo, quedé sorda, y mis brazos ardían entumecidos.
Hubo sangre, sudor y lágrimas. Sus miradas eran de odio e impotencia.
Les di el premio: me follé por vagina a las tres, y luego el sobre con los dólares.

Pero esta no sería la única aventura con mis tres modelitos.

Madame Marie

4 comentarios:

  1. Madame Marie, si alguna vez necesita ayuda para someter a sus ninfas no dude en llamarme,me das mucha envidia. Como me hubiera gustado poder hundir mi polla hasta el fondo en esas boquitas angelicales hasta que borbotones de semen rezumaran por las comisuras de sus carnosos labios.O turnarme en follar esos culitos puestos en fila , escuchando sus gemidos de incomodidad mientras mis testículos embestían sus tiernecitas carnes violentamente.Tal vez obligar a dos de ellas a tener mis testículos en sus bocas y masajearlos con sus lenguas, mientras la otra estimulaba mi glande con sus labios.No pido mucho,con solo una semana que me las cediera para atenderlas como se merecen me conformaría, por supuesto cuando usted hubiera acabado de instruirlas.

    ResponderEliminar
  2. Sabía q esta no sería su última sesión... imposible!!!! Todavía tengo el corazón a cien...

    ResponderEliminar
  3. GudeLu,
    y todavía hice más cosas con estas chiquilinas.

    Anónimo,
    lo pensaré, preferiría que fueras un viejo verde, ansioso por llenar de leche esos agujeritos y ablandar esas carnes con técnicas de tormento tipo CIA, ¿te animas?

    Madame Marie

    ResponderEliminar